OPINIÓN

VUELTA CONTINUA
12/03/2019

La relación de los tabasqueños con la Comisión Federal de Electricidad es complicada. Lo es desde antes de que se declarara la resistencia civil pacífica encabezada por el entonces dirigente del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y líder del movimiento democrático, Andrés Manuel López Obrador, actual presidente de la República. Posteriormente la falta de pago, los adeudos y las diversas negociaciones fallidas colocaron a la CFE en un extremo y a Tabasco, sus habitantes y su gobierno en otro extremo.

En realidad no importó el color del partido en el gobierno. El PRI intentó un acuerdo durante el gobierno de Andrés Granier; el PRD también lo hizo bajo la administración de Arturo Núñez, y ahora le toca a Morena, con un gobierno encabezado por Adán Augusto López.

El presidente AMLO dio instrucciones al nuevo director de la CFE, Manuel Bartlett, que se hiciera cargo del problema y lo resolviera. Ha trascendido que en Palacio Nacional existe preocupación e inconformidad, porque no sólo es el caso de Tabasco. En las giras presidenciales la población le muestra recibos al mandatario federal para que vea cómo se dan lo que consideran cobros arbitrarios, al tanteo. Vaya, hasta en la casa de AMLO los recibos han llegado inflados en exceso, según trascendió una queja en reunión de gabinete.

Esto motivó que el tabasqueño dijera en una de sus conferencias mañaneras que sospecha que en el gobierno federal siguen incrustados funcionarios o empleados que quieren hacer fracasar su proyecto, que lo quieren poner contra el pueblo.

Tan es así que en Tabasco el gobernador Adán Augusto López  advirtió que si es necesario se detendría a personal y equipo de la CFE que actuara contra quienes están en resistencia civil. Desde que inició su gobierno planteó una tregua mientras se realizaban las negociaciones para el "borrón y cuenta nueva",  junto a una tarifa eléctrica justa. Sin embargo, diversos testimonios indican que el personal de la empresa de los servicios de electricidad está procediendo contra los morosos, acosa a quienes sólo se atrasan uno o dos pagos y si alguien se descuida le aplican cobros excesivos. Así no se puede pactar, sostienen líderes comunitarios.

Había dicho López Hernández:  "Ya di la orden de que donde haya una camioneta de la CFE (para cortar la luz), vamos a detener la camioneta y la vamos a llevar al retén y a los empleados nos los vamos a llevar por alteraciones al orden público". Pudo parecer excesivo, pero resulta lógico que el gobierno estatal tampoco aceptaría abusos de la empresa federal.

Saben los funcionarios de la CFE que en Tabasco no se aceptaría el "borrón y cuenta nueva" sin cambio de tarifa. Se trata de un compromiso histórico, más aún cuando el beneficio de tarifas reducidas se aplica a otras entidades.

Este columnista ha escuchado quejas no sólo de la gente común, sino de empresarios para quienes los cobros de luz ponen en riesgo sus finanzas.

De acuerdo a cuentas de la CFE los más de 300 mil clientes que no pagan suman adeudos por unos 10 mil millones de pesos.

Pero será necesario una auditoría independiente a esos adeudos, porque debemos recordar que durante el gobierno de Arturo Núñez se firmó un convenio para que los morosos  se fueran poniendo al día en sus pagos, con el compromiso de que se irían borrando proporcionalmente los débitos . Para algunos fue un pacto leonino, pero sin duda que ese mecanismo debió bajar los montos de los adeudos.

Ahora, el gobernador anunció que es cuestión de días para el anuncio formal del acuerdo entre Tabasco y la CFE. Han sido días de intensas negociaciones. El director de la empresa dio su palabra al mandatario tabasqueño y tendrá que cumplir, no sólo porque es un compromiso histórico del Presidente, sino por una cuestión de justicia social.

PRIMERA PARADA

El mensaje fue claro: cumplidos los cien días de gobierno, el presidente López Obrador no sólo mantendrá su paso sino que exigirá a sus colaboradores una compromiso permanente con el pueblo. Con anterioridad, había pedido a simpatizantes y opositores que dejaran a un lado pleitos y rencores. "Ya chole la politiquería, la grilla, ya me tiene hasta la... el copete", dijo poco antes de que en Jalisco pidiera al gobernador Enrique Alfaro (Movimiento Ciudadano) y al delegado federal Carlos Lomelí (Morena), que se dieran un abrazo. Alfaro derrotó a Lomelí en la elección para gobernador. Ya se imaginará cómo estaban las cosas.

SEGUNDA PARADA

Hablando de grillas y pleitos, ayer el PRD tabasqueño vivió una jornada intensa. Simpatizantes del senador Juan Manuel Fócil y de la corriente Alternativa Democrática, exigieron el cambio de la actual dirigencia encabezada por Darwin González. De varios puntos del estado fueron traídos focilistas y de otras corrientes. Desde el domingo comenzaron a circular invitaciones para hacer uso de los camiones que estaban a disposición de los inconformes.

PARADA ESPECIAL

Importante anuncio hizo López Obrador: se licitará ya la concesión de 50 mil kilómetros de líneas de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Esto permitirá comunicar con Internet a todos los municipios y pueblos más apartados y marginados del país.





DEJA UN COMENTARIO