OPINIÓN

VUELTA CONTINUA
14/03/2019

La grilla, la politiquería ya tienen "hasta el copete" al presidente López Obrador. Esto quiere decir que el mandatario federal está cansado, su paciencia rebasada, por los pleitos de poder a nivel de chisme; por el choque de grupúsculos y los empujones de los presuntos líderes. "Ya chole", expresó. Así lo externó coloquialmente durante su visita a Jalisco, para pedir que "ya basta" de perder el tiempo en estas cosas.

En Jalisco, como un gesto simbólico después de expresar su molestia por "tanta grilla", hizo que el gobernador de ese estado, Enrique Alfaro (Movimiento Ciudadano), y el super delegado Carlos Lomelí (Morena), se dieran un abrazo públicamente. Este hecho puede ser visto como un claro mensaje: los representantes del gobierno federal no tienen por qué estarse peleando con los mandatarios estatales. Sucede en Jalisco y también en Morelos. No los puso para eso.

Dijo López Obrador: "¿O nos gusta el pleito? Hay que dejar a un lado los rencores. Ya chole. Que se vaya por un tubo. Ya chale la politiquería, la grilla, ya me tiene hasta la... el copete".

Pero también desembuchó –para usar un término populachero que tanto le gusta-, que hay colaboradores suyos que se la pasan en el chisme, en el lleva y trae politiquero. En el viejo estilo de la grilla palaciega de quienes tienen la costumbre de tratar de quedar bien con "el mero mero" desplazando por habladas a sus posibles competidores, y también destrozando honras y prestigios. Esa forma de escalar por sobre otros.

Un conocido de este columnista, cercano al actual Presidente, ya me había comentado: "Si Andrés Manuel no te pregunta sobre tal o cual persona (a  nivel de chisme), no le digas nada porque te oye, pero no te escucha. En todo caso, él tiene quien le cuente cosas muy en privado".  Otro observador apunta: "alerta, es él quien decide qué es información y qué es chisme".

Varios han caído de la gracia de López Obrador porque queriendo quedar bien, informarle de lo que pasa en un estado, le calientan la cabeza. Hay tiempo para todo, comenta quien lo acompañó en la dirigencia nacional del PRD y en el gobierno del Distrito Federal; AMLO no se mete en los pleitos internos de sus simpatizantes. Pero todos saben que tiene la última palabra.

Digamos de paso que en Tabasco AMLO no tendrá problemas de "grilla" entre el gobernador Adán Augusto López y el superdelegado Carlos Merino, porque ellos hacen buen equipo desde hace décadas. En el tramo más reciente del 2013 al 2018, Merino fue suplente de López Hernández en el Senado. Están en la misma sintonía. No falta quienes quieran amarrar navajas con Javier Mayo, Octavio Romero y Adán Augusto, pero por ahí no va la cosa.

Así que quienes sigan estacionados en la politiquería, en la grilla, en los golpes bajos, si están en Morena es mejor que lo piensen dos y hasta tres veces. Que escuchen lo que dijo AMLO: "Tenemos el reto de la reconciliación, de trazar el camino para que este país salga adelante, hay quienes, por supuesto, sucede en cualquier rincón del país, prefieren apostar a la confrontación y el encono".

Quien sumó puntos a su favor aquí en Tabasco es el secretario de Gobierno, Marcos Rosendo Medina, pues se adelantó a visitar a los dirigentes y las sedes de los partidos con registro en la entidad: Morena, PRI, PRD y PVEM. Apenas unas horas después los solaztequistas comenzaron a darse con la cubeta. Los chicos de Juan Manuel Fócil ya no quieren a Darvin González; este desplazó de la dirigencia a Candelario Pérez Alvarado, quien cayó parado: ahora es delegado regional del IMSS en Veracruz.

PRIMERA PARADA

Dura tarea tiene el general Audomaro Martínez, ya que hablamos de grilla y de información, de chismes y de datos duros. Cómo usted sabe, el ex secretario de seguridad de Tabasco, es el director del Centro Nacional de Inteligencia, organismo encargado de contar con la mayor y mejor información posibles de lo que sucede en el país y un correcto análisis de lo que puede ocurrir, eso que los especialistas llaman "agenda de riesgo".

SEGUNDA PARADA

La refinería en Dos Bocas, Paraíso, es un proyecto que no tiene marcha atrás, reiteró el presidente López Obrador, quien estará el 25 de este mes en Centla, una visita más a la entidad. La ubicación de Dos Bocas resulta estratégica. Al mismo tiempo, el director de Pemex, el tabasqueño Octavio Romero, se tiene que abocar a la tarea de incrementar la extracción de crudo. Recordemos que el asunto de la refinación se la dejó AMLO a la titular de energía Rocío Nahle.

PARADA ESPECIAL

Hablando de tareas, una pendiente para Tabasco es la que tiene el director de la Comisión Federal de Electricidad Manuel Bartlett. A él le fue instruido mejorar la generación de electricidad, pero también hallar la fórmula para una tarifa justa en la entidad. El gobernador Adán Augusto López adelantó que ya está el acuerdo; ahora hay que lograr su difusión adecuada en cuanto se formalice.





DEJA UN COMENTARIO