Los pasos de Benjamín Aranda

Una historia de toda una época, de personajes, de marchas, de bodas, de festejos

Los pasos de Benjamín Aranda

Benjamín Aranda va de retorno. Ciudadano de fe en su familia, en su trabajo, en sus compañeros, va al paraíso eterno que predicó en vida con la solidaridad, la sinceridad, el respaldo a retos de amigos; en la fotografía, proyectando entusiasmo y confianza.

La presencia de Benjamín está presente, su empeño digno es ejemplo para fotógrafos, reporteros, de aquellas mesas de redacción y de los lectores de periódicos, con olor a tinta.

Está en aquellas interminables pláticas, ora comentando la fotografía, la calidad del revelado, la composición, el uso de lentes, ora dando generosas sugerencias.

En una mesa de la cafetería de la calle Juárez dice que tiene un archivo de más de 400 mil negativos.

Noticia Relacionada

-Ahí está la historia de toda una época de personajes, de marchas, de bodas, de festejos -dice con el dejo de tristeza, de reclamo para sí -y para quien puede, pero no le interesa- de que esa historia termine en cenizas.

Noticia Relacionada

Tomás Rivas, el fotógrafo de los inicios de la lucha por la democracia del hoy presidente Andrés Manuel López Obrador, dice que aprendió de Benjamín Aranda a revelar, a recuperar y guardar los negativos, a clasificarlos.

imagen-cuerpo

-Él y su hermano Adán, eran los únicos que lo hacían con regularidad -recuerda.

De Benjamín Aranda son las fotografías monumentales del inicio de la segunda campaña de López Obrador en la Plaza de Toros de Villahermosa, el registro histórico de la ceremonia, planeada por Alberto Pérez Mendoza, la escenografía diseñada por el pintor Fontanelly Vázquez y el poeta Ramón Bolívar.

  • Su estudio de Paseo Tabasco casi esquina con Javier Mina, es punto de reunión tras reunión, de idea tras idea, que inician a cualquier hora del día para terminar igual. Asisten Bartolo Jiménez, Isidoro Pedrero, Guillermo Hübner, Férido Castillo, Joaquín J, Pérez Morales, Tomás Rivas, Sergio Miguel León Morales, Rodolfo González Maza, y muchos más. 

Con el peso de la renta, Benjamín cambia el estudio fotográfico a uno de los locales de la planta alta del mercado José María Pino Suárez, y asume su papel de locatario.

Es la época de Los Panchitos que ya crecieron, del arrebatón de la cadena y salir corriendo entre los vericuetos del mercado, y, en ocasiones, del navajazo que entretiene a policías y perseguidores para facilitar el escape

Los locatarios organizan su comité de vigilancia y Benjamín da el paso adelante con el tolete en la cintura para dar seguridad a los marchantes.

Llega la modernidad y la reconstrucción de ese mercado, el derribe de las viejas instalaciones, hace que Benjamín se refugie en su fe.

Como ciudadano de fe predica y prodiga confianza.

  • Para cuando dice que le entristece que su archivo de más de cuatrocientos negativos acabe en las cenizas, para cuando esa platica en la cafetería de la zona remodelada de Villahermosa, Benjamín ya recorre países prodigando optimismo, el regocijo enorme por hacer de la vida un paraíso.

Allá va Benjamín Aranda.




También podría interesarte
Los pasos de Benjamín Aranda

Carlos Merino inaugura Congreso de Hospital de la Mujer

Los pasos de Benjamín Aranda

Arranca el programa de salud mediante diagnóstico de análisis clínicos básicos en Cunduacán

Los pasos de Benjamín Aranda

Defenderá Javier May programas sociales


Loading...