OPINIÓN

De la ilusión a la decepción
22/03/2018

De la ilusión a la decepción

Sinhué Casanova Magaña

Durante el actual proceso electoral, tanto federal como estatal, los ciudadanos nos encontramos involucrados de manera directa o indirecta en él, ya sea por el excesivo uso de los medios de comunicación de hablan sobre ello o por las pláticas que surgen de manera cotidiana en nuestro entorno.

Los tabasqueños sin duda, nos encontramos más propensos a involucrarnos en los procesos electorales, quizás esto se debe a que la mayor fuerza laboral del estado se encuentra vinculada al quehacer gubernamental, por ejemplo, lo relacionado con PEMEX, los propios empleados del sector Gobierno en sus tres niveles, incluido los maestros, por supuesto, dejando prácticamente a un menor número de personas vinculadas al sector empresarial.

Derivados del proceso electoral, en estos tiempos nuevamente nos llenamos de ilusiones por que las cosas cambien, principalmente en lo individual, luego en lo colectivo, finalmente es un sentimiento humano puesto que todos queremos que nos vaya mejor y este factor es determinante muchas veces en los triunfos electorales.

Los ciudadanos en principio aspiramos a tener empleo o mejorar el que ya tenemos, que exista seguridad pública, mejores servicios incluido el de salud o resumirlo simplemente a que exista certeza de un buen futuro, pero se olvida la corresponsabilidad que debemos tener como ciudadanos para poder lograrlo, aquí es donde se corren los riesgos, puesto que esperamos mucho, pero de una sola persona o del fututo gobernante, es ahí que nuestra ilusión con el tiempo de convierte en decepción.

Por ejemplo, creer que, al renovarse los ejecutivos de los tres niveles de gobierno, las cosas van a cambiar de manera inmediata o esperar resultados en el corto plazo, se vuelve más complejo de lo que se piensa.

Es necesario hacer reflexiones como ciudadanos para evitar falsas ilusiones, observar y buscar la mayor información necesaria sobre las plataformas políticas en contienda por ser las próximas autoridades, podemos iniciar por ver al equipo que rodea a los actuales candidatos, si existe agenda y de proyecto concreto, independiente de que partido abandere, ya hemos comentado que los partidos se dedicaron a "fortalecer" nombres y no agendas, por lo tanto se infiere que en la actualidad los partidos salen sobrando.

Adicionalmente a esos elementos, debemos intentar ser objetivos sobre los temas que actualmente representan complicaciones, y para el caso de Tabasco, podemos identificar dos importantes como es el desempleo y la inseguridad, temas que son muy complejos, que requiere esfuerzos humanos y económicos para poder combatir y que francamente no está en una persona solucionarlos, resolverlos llevará su tiempo y lo importante será observar, quien tiene la mejor propuesta congruente para lograrlo (si es que alguien la presente), con este sencillo ejercicio nos ayudará a no caer en ilusiones y por supuesto, nos evitará decepciones futuras.

Otro elemento importante, corresponde principalmente a nosotros como ciudadanos, como personas "ajenas" a los candidatos, este factor es fundamente y aunque requiere hasta cierto de que alguien nos guíe para no cometer infracciones o similares, mucho podemos hacer en el actuar cotidiano, como hacer paradas en los lugares asignados, conducir bien, tener un manejo responsable de la basura, ser un buen vecino y ciudadano en general, estas acciones lo crean o no, ayuda al entorno social y económico del estado, y de alguna manera nos hace ser más realistas de los problemas actuales, por lo tanto nos brinca herramientas de análisis para contrastar con propuestas de los candidatos (insisto, de existir propuestas).

Por último, creo que debemos hacer el esfuerzo por ser objetivos, por observar las múltiples complejidades por las que pasa el País y por su puesto nuestro estado y municipios, tomarnos el tiempo de analizar y reflexionar nuestro voto, tenemos tiempo para ello, es parte de lo que como ciudadanos podemos hacer bien, evitar nos gane el impulso y la falta de reflexión, así, quizás podemos disminuir más adelante el sentimiento de engaño o decepción.

Twitter: @SinhueCasanova






DEJA UN COMENTARIO