Se aceleró la carrera sucesoria en Morena; compiten por más exposición en los medios

*Se tenía previsto para después de julio; ya metieron velocidad *En 2017, las encuestas entre Claudia Sheinbaum y Ricardo Monreal *En la selección, necesarios competidores que legitimen resultados

Aunque desde el día siguiente de las votaciones del 6 de junio de 2021 el propio presidente Andrés Manuel López Obrador abrió la baraja de los posibles aspirante de Morena a sucederlo en el gobierno de la República, fuentes cercanas a Palacio Nacional sostenían que esta carrera seguiría más o menos sin sobresaltos hasta después de la inauguración de la refinería en Dos Bocas, Paraíso, y del informe de aniversario de la victoria electoral de julio de 2018.

Sin embargo, los tiempos se aceleraron apenas pasados los comicios en seis estados este 2022. Esta etapa podemos ubicarla en el acto masivo de Toluca, Estado de México, el 12 de junio; fue anunciado como el arranque de la campaña para el proceso electoral en la lucha por la estratégica plaza de Edomex, pero terminó siendo un deslinde entre los grupos internos de Morena que buscan ubicarse lo mejor posible en la contienda por la sucesión de López Obrador.

DOS AÑOS ANTES

FUE MARIO Delgado quien dijo previo al encuentro de Toluca: "Arranquemos ya la movilización rumbo al 2024, nos vemos el próximo domingo 12 de junio en Toluca para arrancar oficialmente una jornada que nos lleve a organizar por lo menos un comité en cada sección electoral y tener seguro el triunfo en 2024 y la continuidad".

Se confirmó entonces lo que ya se sabía: de los más de seis aspirantes posibles mencionados por AMLO en junio de 2021, dos se mantienen en la pista oficial de Morena (Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard), uno más se agregó en agosto de ese año con su nombramiento como secretario de Gobernación y fue de alguna manera confirmado en la estrategia lópezobradorista a finales de abril con aquella pregunta que el presidente hizo a los legisladores morenistas sobre si era un buen titular de la política interna: Adán Augusto López Hernández.

También en la carrera morenista se mantiene, pero fuera de la pista y presionando a los competidores el político zacatecano Ricardo Monreal. Éste no acudió a la asamblea "de la unidad" en Toluca y arreció su discurso contra la exclusión.  

Recordemos que inicialmente el presidente López Obrador había incluido al lado de Sheinbaum y Ebrard, a Esteban Moctezuma, Juan Ramón de la Fuente, Tatiana Clouthier y Rocío Nahle. Pero los dos ex titulares de la Jefatura de Gobierno se mantuvieron en los registros de las encuestas y en el foco mediático.

Resulta evidente que a los propósitos de la sucesión de AMLO no le conviene que sólo estén en la pista Sheinbaum, Ebrard y Monreal, de ahí  la incorporación de López Hernández.

PARECE QUE FUE AYER

VIENE a la memoria un episodio: a finales de 2017, Ricardo Monreal compitió contra Claudia Sheinbaum por la candidatura al gobierno de la Ciudad de México. Sin embargo, ante el riesgo de polarización de la contienda, otros dos personajes fueron agregados a la encuesta por la que se definiría la nominación: Martí Batres y Mario Delgado. De esta manera, aun cuando se preveía la inconformidad de Monreal frente al resultado –pedía una "encuesta espejo"-, se daba por descontado que los otros dos anotados –Batres y Delgado- levantarían la mano a Sheinbaum. El primero era dirigente de Morena en la capital del país, después de ser dirigente nacional de la misma coalición; el segundo era senador de la República y actual dirigente nacional de Morena.

Incluso en aquellos días la firma BCG-Excelsior difundió una encuesta en la que daba a Sheinbaum ventaja  tanto entre electores en general como entre simpatizantes morenistas. Casi en el mismo nivel –casi 20 puntos abajo- colocaban a Monreal y a Batres entre el electorado en general, mientras a Delgado lo ubicaban en un lejano cuarto lugar.

Como usted sabe, las encuestas por lo general califican el grado de identificación que se tiene de un personaje –qué porcentaje lo conoce-, y también la opinión que merecen de los consultados. No pocas veces una persona más conocida es la que más negativos registra, en cambio alguien que despierta "confianza", tiene más posibilidades de crecer. O puede virtualmente reunirse las mejores calificaciones en todos los rubros.

Las encuestas, para efectos de la selección de un candidato o candidata, siguen siendo motivo de polémica porque limitan la participación activa de los militantes o simpatizantes...a menos que desde mucho tiempo antes salgan a realizar proselitismo. Aunque también no hay duda que la exposición mediática –estar en los medios, en el debate público-, agrega posibilidades. Y en eso están los aspirantes, o deberían estar.

AL MARGEN

EN LA CARRERA sucesoria podría decirse que más vale paso que dure y no trote que canse. Mientras más lejana esté la meta mayor es el riesgo de cometer errores. Aunque también hay quienes corren en equipo para desgastar al competidor. (vmsamano@hotmail.com)