OPINIÓN

Se perdió en el tiempo Elba Esther Gordillo
22/08/2018

La maestra Elba Esther Gordillo reapareció. Su voz y ademanes nos regresaron a los tiempos cuando el PRI estuvo en sus mejores momentos junto al SNTE. El discurso que ofreció precisamente en el primer día de clases levantó el griterío, sobre todo cuando dijo: "Recuperé la libertad y la reforma educativa se ha derrumbado".

Frente a las cámaras en esa rueda de prensa se le observó vigorosa, con ímpetu, y se olvidó de las enfermedades que su doctor personal dio a conocer el año pasado como hepatitis viral tipo C, insuficiencia renal, hipertensión arterial sistemática, dos aneurismas saculares en las arterias cerebrales medias.

La maestra, quien fue arrestada casi a inicios del sexenio de Enrique Peña por evasión fiscal, solo estuvo en la cárcel cuatro días; el otro tiempo se mantuvo en una clínica pública, y luego la pasaron a una particular hasta desahogar su proceso.

Sobre su riqueza sostuvo que es de una herencia de su madre. Se contabilizan unos 373 millones de pesos en arte, bienes muebles e inmuebles, empresas y hasta dinero en efectivo.

Zoila Estela Morales Ochoa, quien fue maestra rural en las comunidades indígenas de Chiapas, falleció el 23 de junio de 2009. Escribió su testamento desde 1996 y Gordillo Morales aceptó la herencia casi un año después de su deceso.

Comentó que su detención la catalogó como un chivo expiatorio a la que se culpó de todo.

Ahora en libertad, retomó su segundo aire, y más fresca que nunca volvió a la carga, aunque en su discurso haya dicho que no va por venganza y en ella no existe el rencor, demostró todo lo contrario.

Como si fuera una bandera, en sus manos levantó la resolución judicial que acredita su inocencia ante las imputaciones que la Procuraduría General de la República hizo en su contra por el desvío de 2.000 millones de pesos (105.2 millones de dólares, aproximadamente) del sindicato de maestros a cuentas personales en Suiza.

Aunque la ex lideresa diga que la reforma está derrumbada, habría que explicarle que esa reforma está a punto de borrarse porque Andrés Manuel López Obrador, presidente electo, lo prometió durante su campaña al considerar que esos cambios sólo habían perjudicado a los maestros.

A pesar de su imagen fuerte, a Elba Esther Gordillo se le olvida algo: pasaron cinco años, y los tiempos cambiaron. El pueblo –como dijo AMLO- ya no se le puede engañar, ahora están más informados, y un arma poderosa en su contra son las redes, las cuales dieron testimonios de su riqueza, de las malas decisiones que ha tomado. De estar de la mano siempre del PRI y del PAN.

No será fácil para la maestra regresar y querer dominar un gremio que sintió un cambio después del uno de julio, donde quedó atrás el acarreo, las amenazas y la servidumbre.

Al cuestionar al presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Juan Díaz de la Torre, comentó que está "trabajando en unidad" y "muy sólido".

La auto promocionada como guerrera dice estar en "paz", aunque ni ella misma puede estar segura.

PARÉNTESIS

Nicolás Bellizia hizo ruido en el congreso local, amagó con estar en lado de los morenos. ¿Política o maña del ex delegado del Infonavit? A penas es el inicio.





DEJA UN COMENTARIO